Historia

VOLVER A INICIO

Pura inspiración

Ophelia Rinaldi nació hace más de un siglo en Gallarate, un pueblo inmerso en la escarpada Lombardía italiana. Hija de talentosos orfebres, absorbió desde muy pequeña el concepto del arte, y de crear magia con sus manos. Sus elementos de inspiración no fueron los metales, sino los alimentos, transformando esa tradición familiar en placer culinario, y su taller mágico fue la cocina.

De espíritu aventurero y alma inquieta, su ímpetu la llevo pronto a recorrer Europa, y luego Medio Oriente, y de cada región incorporo sabores tradicionales, generando fusiones únicas que eran la delicia de sus compañeros de viaje e invitados circunstanciales.

Su incesante trajinar hizo que, sin proponérselo, fuera pionera en elaborar el Brunch, ya que sus jornadas eran siempre agitadas e intensas, y la abstracción del tiempo era natural en ella. Su sentido práctico pero siempre ingenioso, genero esta modalidad de unificar desayuno y almuerzo, mucho antes que los inmigrantes ingleses difundieran este concepto y lo hicieran popular en Nueva York a principios de la década del 1930.

Al momento de caer la tarde, su frondosa imaginación activaba sus sentidos, puestos a elaborar con total pasión y dedicación, manjares que deleitaban a quien quisiera compartir con ella la velada.

Así fue el espíritu de Ophelia, un alma intensa y avasallante, leal a lo que ella sentía en cada instante más allá de los cánones de su época.

Su legado es el que logramos reflejar en Ophelia Barcelona, para que viva la experiencia de su pasión, la que cada día y a cada momento nos hace vibrar.

Ophelia es aquí, es ahora, te invitamos a sentirla, a disfrutarla.